Liliana y Juan Pablo: Construyendo Experiencias

Nuestro matrimonio será el día más significativo de la unión con nuestra pareja, pero por qué no disfrutar en pareja también del viaje que nos lleva a ese día. Para Liliana y Juan Pablo fue una magnífica experiencia que inició desde el mismo día en que se comprometieron en un restaurante en Cartagena. Esta pareja de arquitectos, unidos en un principio por su trabajo planearon y reflejaron en su boda muchos aspectos importantes de su vida. Decidieron casarse en la iglesia del Hotel Casa de los Fundadores en Villa de Leyva, ya que tenía un significado especial para la novia, al haber sido fundado por un tía monja que ya no se encuentra con ellos. Para la recepción les gustaba tanto la casa La Toscana, que convencieron a los dueños para que les permitieran realizarla allí a pesar de que no contaban con la infraestructura para esto.

En descripción de la novia: “Quisimos una boda intima, especial, llena de detalles, rodeados de las personas más importantes para los dos y sobretodo que fuera un evento en donde cada uno de los invitados se sintiera tan especial como nosotros, los protagonistas de la historia… Nuestra decoración la hicimos con Juan Pablo, desde el concepto mismo de la fiesta, hasta hacer uno a uno cada detalle de las mesas, los móviles de pajaritos en los arboles, las tarjetas de agradecimiento, el marco polaroid para la fotocabina, en fin, tooooodos los detalles de la fiesta…. La adrenalina hizo que llegaramos hasta el final de la fiesta intactos, felices y más enamorados que nunca el uno del otro; la verdad creo que eso se refleja en el trabajo de Diana María Navas fotógrafa de La Vida Alegre, por supuesto ella es una profesional increíble que captó cada instante y lo convirtió en una imagen sublime, hizo parte de nuestro staff, pero en definitiva se convirtió en nuestra amiga.”

Vistas: (31)