Logra que tu vestido de novia se vea igual de hermoso en 10 años

¿Tu mamá ya te ofreció su vestido de novia? Si no lo ha hecho es porque fue de las pocas de su época que no lo guardó para sus hijas. Pasar el vestido de novia de una generación a otra es una conmovedora tradición que a pesar de los años sigue muy vigente.

Las tendencia hippie chic y vintage están en furor por estos días y aunque el vestido de tu mamá o tu abuela no te quede o no te guste, no elimines por completo la idea de usarlo. Una buena idea es usar la base del vestido y reformarlo para que quede como siempre lo soñaste.

Si en tu familia no tienen esta costumbre pero la quieres empezar, VíaBoda te cuenta los cuidados que debes tener para conservar tu vestido de novia intacto para que tus futuras generaciones lo puedan usar y se vea como nuevo.

– Lávalo: Lo primero que debes hacer es enviarlo a una lavandería especializada en prendas delicadas. En muchas ciudades hay sitios que sólo tratan vestidos de novia, evita lavarlo en casa, ya que son prendas que necesitan especial cuidado para poder conservarse.

L’ Arca de I’ Ávia

– Busca una caja: Ten en cuenta que necesitarás una caja grande, preferiblemente de cartón que esté limpia y seca, papel seda o Tisú (de color blanco) y algo con qué sellarla (como plástico o papel film).

– Dóblalo: Cuando ya tengas limpio y seco tu vestido de novia, debes doblarlo con mucho cuidado de no arrugarlo. Recuerda poner las mangas sobre el torso y éste sobre la falda, si la falda es muy abultada, debes doblarla de afuera hacia adentro.

Trata que el vestido no quede muy ajustado en la caja para que no se marquen demasiado los pliegues.

Arte Visión

– Papel: Usa el papel seda (tiene que ser blanco) para ponerlo en cada pliegue mientras lo doblas, para prevenir manchas y roturas por causa de la pedrería, las lentejuelas y los canutillos que tenga tu vestido.

– Bolsa de algodón: Además de la caja y el papel necesitas tener una bolsa de algodón para empacar el vestido antes de ponerlo en la caja más fácilmente y protegerlo del cartón. No intentes sacarlo cada año ya que se puede dañar y su color irá cambiando con el tiempo, así que si tus futuras hijas o nueras quieren usarlo ya no se va a ver blanco y reluciente sino que tomará un tono amarillento.

Erre Films and Photography para VíaBoda

– Encuentra un lugar: Ya lo empacaste, ahora debes pensar en un lugar para mantenerlo seco y lejos de las polillas. No lo guardes debajo de la cama o en un ático ya que estará expuesto al polvo, insectos y humedad, intenta usar la parte superior de tu armario y limpia éste lugar cada tanto.

– Sácalo luego de un tiempo: No lo debes sacar cada año pero si por lo menos cada década, enviarlo a la lavandería para prevenir el moho y volver a empacarlo como antes te contamos.

Laura G. Barea

– Trátalo con cuidado: Cuando tus hijas estén listas para casarse y quieras entregarle este regalo, sácalo de la misma forma en cómo lo empacaste, o sea, con mucho cuidado de no dañar la tela ni los pequeños detalles; así se verá perfecto y ella se enamorará de él tanto como cuando tú lo viste por primera vez.

Lagus Media

Empácalo en materiales hipoalergénicos.

Busca fundas libres de ácidos y con pH neutro, son perfectas para guardar tu vestido de novia.

Vistas: (18)