Argollas de Boda para Siempre

Las argollas de matrimonio no son una compra que realicemos solo para nuestra boda, sino por el contrario esperamos que estas estén junto a nosotros durante muchos años y a su vez muchos aniversarios. Es por eso que su compra debe hacerse con el mayor cuidado para que estemos seguros de tomar la mejor decisión. Debemos considerar no solo como luce ese anillo en nuestras manos en este momento, sino también como lucirá dentro de treinta años. En VíaBoda les ofrecemos las siguientes consideraciones a la hora de escoger sus argollas de boda:

Argollas de Matrimonio de Oro Amarillo y Diamantes
Fotografía: Kenny Pang

Tómense todo el tiempo necesario. Inicien su búsqueda con al menos tres meses de anticipación, que les permita hacerse a una idea de lo que realmente quieren, saber por cual color o material se inclinan más, si les gustan más los modelos llamativos o sencillos, si les gusta que tengan piedras incrustadas, o si desean un diseño único ó con grabados, los cuales pueden requerir de un tiempo aún mayor para ser realizados. Inicien su búsqueda explorando en nuestra Galería de Argollas, donde podrán encontrar muchas ideas.

Anillos de Boda
Fotografía: Joe Elario Photography

Tengan en cuenta el estilo de vida de cada uno. Las argollas deben ser cómodas para cada situación que realicemos, y así evitar tener que quitárnoslas para desarrollar nuestras actividades aumentando el riesgo de perderlas. Por ejemplo, para una persona que gusta de deportes o actividades de alto impacto es más conveniente inclinarse por argollas que no sean abultadas y con filos redondeados para evitar dañarlas, lastimar a alguien o más aún lastimarse a sí mismo si estas se enredan con alguna superficie. Personas que trabajen con sus manos desearán evitar incrustaciones y grabados, ya que acumulan suciedad y son difíciles de limpiar.

Argollas de Matrimonio
Fotografía: Gerber + Scarpelli Photography

Consideren el tamaño. El mejor momento para hacer una prueba de ajuste es durante un estado de calma y cuando la temperatura corporal sea normal. Nuestros dedos se hinchan y se deshinchan durante el día; en la mañana porque retenemos líquidos, después de realizar ejercicio, durante la menstruación, por el embarazo, por temperaturas extremas, y por muchas otras razones. Entre mejor sea el ajuste de las argollas menores serán las posibilidades de perderlas.